EE

El Real Decreto 235/2013 que aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios (tanto nuevos como existentes) deroga, con su publicación, al actual RD 47/2007. Entre las novedades destacan las siguientes:

Se amplía el ámbito de aplicación en el que se incluyen, además de los edificios de nueva construcción  a los edificios existentes en los siguientes casos:

- Edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, que no dispongan de un certificado en vigor (excepto los de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año)

- Edificios o partes de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.

La presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de la totalidad o parte de un edificio, según corresponda, será exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento celebrados a partir de 1 de junio de 2013.

Además, en ciertos casos, será exigible la exhibición de la etiqueta de eficiencia energética de forma obligatoria, en lugar destacado y bien visible por el público, en los siguientes casos:

1. Todos los edificios o unidades de edificios de titularidad privada que sean frecuentados habitualmente por el público, con una superficie útil total superior a 500 m2, cuando les sea exigible su obtención, a partir del 1 de junio de 2013.

2. Todos los edificios o partes de los mismos ocupados por las autoridades públicas y que sean frecuentados habitualmente por el público:

- con una superficie útil total superior a 500 m2, a partir del 1 de junio de 2013.

- con una superficie útil total superior a 250 m2, a partir del 9 de julio de 2015

 y si están en régimen de arrendamiento a partir del 31 de diciembre de 2015.

El responsable de la obtención, conservación, registro y renovación del certificado es el promotor o propietario. Los certificados de eficiencia energética estarán a disposición de las autoridades competentes incorporados al Libro del edificio (en su caso), o en poder del propietario del edificio o de la parte del mismo, o del presidente de la comunidad de propietarios.

En cuanto al contenido del certificado de edificios existentes se incorporará, además, un documento con recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del edificio cuya ejecución, aunque no obligatoria, supondrán un ahorro energético que favorecerá la compra o el alquiler de la vivienda o edificio.

Se distingue entre certificado de edificio (o parte) de nueva construcción y de edificio existente. La novedad al respecto de estos documentos es que ambos certificados podrán ser suscritos por cualquier técnico competente

Se mantiene la validez máxima del certificado de diez años, siendo el propietario el responsable de su renovación pudiendo proceder voluntariamente, cuando considere que existen variaciones en aspectos del edificio que puedan modificar el certificado de eficiencia energética.

De la misma forma, el contenido y los requisitos correspondientes a la etiqueta de eficiencia energética se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler.

BOE:  http://www.boe.es/boe/dias/2013/04/10/pdfs/BOE-A-2013-3780.pdf